Alimento, techo y esperanza para los más pobres.
A Guatemalan woman speaks with other women.
Karen Rodas es una técnica certificada en salud rural que capacita a miembros de la comunidad en habilidades básicas de salud.

Los católicos tienen planeado brindar asistencia médica en Guatemala

La Iglesia Católica es el mayor proveedor no gubernamental a nivel mundial de servicios de atención médica, brindando una opción particularmente importante para las familias pobres que viven en los países en desarrollo. En su mensaje durante la Jornada Mundial del Enfermo, el Papa Francisco describió a las personas enfermas como “las personas que están en el centro del pueblo de Dios, y la Iglesia avanza con ellos como profecía de una humanidad”.   

Uno de los ejemplos más recientes de la misericordia médica de la Iglesia se puede encontrar en la diócesis de Suchitepéquez-Retalhuleu, en el suroeste de Guatemala. Ahí, los católicos de los Estados Unidos han apoyado una campaña que incluye planes para construir y/o renovar y equipar dos clínicas médicas en las comunidades rurales.  

Esta nueva iniciativa sanitaria forma parte de un esfuerzo a gran escala para combatir la pobreza y fortalecer a las familias a través del desarrollo humano integral, un enfoque eclesial que aborda tanto las necesidades materiales como espirituales de las personas y de las comunidades enteras.

Paso uno: Estudiar las necesidades de atención médica mediante un censo de salud

Two Guatemalan women and two children outside a makeshift home.
Sylvia Morales (a mano izquierda) perdió a su marido, Marlo, a causa de una enfermedad renal hace dos años. Como muchos en su comunidad, la familia de Sylvia depende de los remedios a base de hierbas, puesto que no pueden darse el lujo de pagar una atención médica moderna.

La construcción, dotación de personal y el funcionamiento de dos clínicas rurales representa un proceso complejo que requiere una labor importante de planificación. El primer paso supone la evaluación de las necesidades médicas específicas a las que se enfrentan las familias en la diócesis de Suchitepéquez-Retalhuleu, Guatemala.

Gracias al apoyo financiero de los católicos en los Estados Unidos, el ministerio local de Caritas pudo realizar una evaluación médica, visitando a las familias de casa en casa para determinar las enfermedades más comunes en las nueve comunidades que atenderá este programa. Este estudio detallado sobre la salud reveló que más del quince por ciento de los hogares tenían, al menos, a uno de sus miembros, que había experimentado las siguientes dolencias desde el 2022:

  • Presión arterial alta.
  • Infecciones respiratorias.
  • Enfermedades transmitidas por el agua y por los alimentos.
  • Diabetes.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolor lumbar.
  • Infecciones intestinales.
  • Enfermedades transmitidas por los mosquitos.
  • Gota.
  • Insuficiencia renal.

Done para Hacer la Diferencia

$0.00$50.00
$0.00$100.00
$0.00$250.00
o
$0.00

Paso dos: Capacitar a los promotores locales de salud

Three Guatemalan women and a boy talk while standing in a rural village.
Delmi (segunda de izquierda a derecha) visita a los miembros de las comunidades para discutir algunos temas relativos a la salud.

El censo de salud dejó claro que, sencillamente, no podemos permitirnos esperar para abordar las necesidades médicas apremiantes que experimentan las familias. De acuerdo con Karen Rodas, técnica y coordinadora en salud, las familias locales en la diócesis de Suchitepéquez-Retalhuleu no tienen acceso a médicos u otro personal médico capacitado, y esto no permite que las personas sean proactivas con respecto a su estado de salud. A menudo, las personas esperan hasta que su estado de salud sea grave antes de buscar ayuda profesional, puesto que los gastos de transporte hasta las clínicas y hospitales distantes están más allá de lo que muchos pueden darse el lujo de pagar. Otros dependen de los curanderos y “médicos brujos” locales que ofrecen remedios y tratamientos herbales que no han sido probados.

Como técnica certificada en salud rural, Karen atiende las necesidades inmediatas de asistencia médica al capacitar a los miembros de las comunidades para que sean promotores locales de salud. Este programa de capacitación de tres años de duración preparará tanto a hombres como a mujeres con conocimientos médicos básicos que luego les enseñarán a otros en sus comunidades. Hasta este momento, la capacitación inicial ha incluido temas como:

  • Primeros auxilios.
  • Conceptos básicos de nutrición.
  • Seguridad en el lugar de trabajo y en el hogar.
  • Planificación familiar natural y salud reproductiva (según las enseñanzas de la Iglesia).
  • Cuidado de heridas.
  • Picadura de insectos y mordedura de serpientes.
  • Intoxicación alimentaria.

Delmi García, de 23 años edad, es una de las promotoras de salud inscrita en el programa de capacitación de tres años de Caritas.

“No tenemos a nadie que nos ayude en la comunidad, y queremos ser los que tomemos cartas en el asunto y brindemos ayuda”, dijo Delmi.

La capacitación comprende tareas como localizar a una mujer embarazada en la comunidad para proporcionarle tabletas de ácido fólico que contribuyan al desarrollo del cerebro de su bebé. El objetivo de estas tareas es ayudar a que los promotores de salud establezcan relaciones sólidas con sus comunidades y practiquen educando a los demás.

Paso tres: Comenzar planes para nuevas clínicas de salud

A Guatemalan family inside a makeshift home.
Deini y Nilson con su hijo, Mario. El pequeño, a menudo, padece de infecciones fúngicas.

Aunque todavía se encuentra en las primeras etapas, la planificación inicial esencial está completa gracias al apoyo de católicos generosos en los Estados Unidos. El plan actual consiste en construir una clínica comunitaria situada en un lugar céntrico en la comunidad de la Línea B-12, y renovar otra clínica, también ubicada en un lugar céntrico del sector B Japón Nacional.

Una de las personas que espera contar con una clínica médica local confiable en su comunidad es Nilson Álvarez, habitante del sector B Japón Nacional. Como padre, Nilson ora todos los días por la salud de su familia, particularmente, por su hijo de tres años de edad, Mario. El pequeño ha lidiado con infecciones fúngicas recurrentes en sus pies, pero sin un tratamiento apropiado, la situación solo empeoraría.

Empoderada por la campaña, la diócesis de Suchitepéquez-Retalhuleu podrá atender las necesidades de salud de niños como Mario y muchos otros que requieren exámenes médicos, así como educación y tratamiento en salud preventiva. La meta es que las dos clínicas sean dotadas de profesionales clínicos para que traten asuntos tales como la presión arterial, infecciones respiratorias y otras afecciones médicas que asolan con frecuencia a las personas pobres. Cuando sea necesario, las clínicas también podrán remitir y transportar a los pacientes a hospitales más grandes para que reciban atención especializada.

Los católicos comparten salud y sanación en Guatemala

A Guatemalan boy has his height measured.
El peso y la talla de Keilor Dávila son monitoreados durante un evento de distribución de alimentos celebrado en el sector B Japón Nacional, una de las comunidades que ha sido seleccionada provisionalmente para la construcción de una clínica médica.

Durante su vida terrenal, Jesús mostró una compasión intensa por los enfermos e hizo muchos milagros de sanación. Hoy en día, la Iglesia Católica continúa este legado, gracias a la ardua labor de las misiones médicas en los países en desarrollo, como Guatemala. Todavía queda mucho más trabajo por hacer para que estas dos clínicas sean una realidad para las familias en la diócesis de Suchitepéquez-Retalhuleu.

Cross Catholic Outreach tiene el honor de trabajar con los católicos en los Estados Unidos que se inspiran en honrar a nuestro Médico Divino al atender las necesidades médicas de las personas pobres. Esta generosidad ha empoderado al ministerio local de Caritas para comprender mejor las necesidades médicas, capacitar a los miembros de las comunidades y planear una visión a largo plazo que contribuirá a mejorar la atención médica. ¡Estos esfuerzos iniciales tienen una importancia trascendental para sentar las bases para la salud, la sanación y la esperanza ofrecidas en el nombre de Jesucristo!

Las donaciones a esta campaña serán utilizadas para cubrir los gastos del fondo de financiamiento general incurridos hasta el 30 de junio de 2025 cuando cierra el año fiscal de nuestro ministerio. Si se diera el caso de que se recauden fondos por encima del nivel necesario, el excedente de fondos será utilizado para financiar los gastos más urgentes del ministerio.

Suscríbase a nuestro boletín

Conéctese con nosotros

Conviértase en donante mensual hoy

Usted está en nuestras oraciones

Nuestro equipo ora diariamente por los amigos del ministerio.
Envíe sus intenciones de oración a continuación.

Gastos administrativos y de recaudacion 5.97%

Mas del 94% de todos los gastos de la organización, incluidas las donaciones en especie, fueron dirigidos a programas de apoyo en beneficio de los pobres.

Datos Financeros Auditados del Año Fiscal 2023

Cross Catholic Outreach hace de la buena administración de las donaciones una prioridad y se compromete a seguir los altos estándares de responsabilidad identificados por estas respetadas organizaciones:

Cross Catholic Outreach es una entidad 501(c)(3) | Identificación del impuesto (EIN) 65-1156061

Cross Catholic Outreach | Apartado postal 273908 | Boca Raton, Florida 33427-3908
800-914-2420

© 2024 Cross Catholic Outreach. Todos los derechos reservados.

Lea actualizaciones e historias inspiradoras aquí.