Alimento, techo y esperanza para los más pobres.
One girls scoops water from a ground hole while three other girls watch.

Malaui: Agua hasta donde alcanza la vista, pero muy pocas gotas para beber.

Aspectos clave

  • Malaui es un país recién independizado y densamente poblado.
  • La crisis del agua en Malaui es un problema multidimensional vinculado a los desastres naturales y a la topografía general del país.
  • La falta de agua potable contribuye a una variedad de problemas de salud y provoca miles de víctimas mortales cada año.
  • Algunas soluciones a la crisis del agua en Malaui  implican actividades educativas, la excavación de pozos y la construcción de ampliaciones del sistema de agua.

Imagínese un abrevadero en África, el tipo de abrevadero que ve en un especial de la National Geographic o en un video de travelogue (diario de viaje). El cálido sol africano impacta en el agua oscura, reflejando la luz en un millón de fragmentos destellantes. Criaturas magníficas de todo tipo y tamaño lo visitan a toda hora para saciar su sed o sumergirse en su agua refrescante. Esta es una escena hermosa, incluso imponente, y es una de las razones por las cuales los turistas viajan miles de millas para presenciarla en sus safaris africanos.

El lago Malaui, también conocido como lago Nyasa, es uno de esos cuerpos de agua idílicos. De hecho, es el noveno lago más grande del mundo y el tercero más grande en África, sin embargo, las personas que viven en Malaui siguen atravesando una crisis del agua. ¿Cómo es eso posible?

Para conocer esa respuesta, usted debe aprender más acerca de la complejidad de la vida en Malaui. Este es un país africano densamente poblado con más de 21 millones de personas que viven en poco más de 45 mil millas cuadradas. Su población enfrenta desafíos significativos, con una esperanza de vida baja, altas tasas de mortalidad infantil y de VIH/SIDA. Debido a estos asuntos, más del 50% de la población de Malaui tiene menos de 18 años, y muchos niños son huérfanos, o vulnerables. Todo esto se ve agravado por la realidad de que muchos de ellos no tienen acceso a agua potable.

People in traditional African dress have a community gathering.

La crisis del agua en Malaui

En todo el mundo, existen más de 771 millones de personas sin servicios de agua y más de dos billones de personas que no cuentan con agua potable para beber. En Malaui, hasta cuatro millones de personas no tienen acceso a agua potable.

Como muchos países en África, Malaui está rodeado de tierra, y su terreno es propenso a sequías y escases de agua. En 2015, las inundaciones devastaron al pequeño país densamente poblado. Las inundaciones destruyeron los hogares y las cosechas, y también contaminaron muchas de las fuentes de agua potable que estaban disponibles para la población rural y urbana. Estas inundaciones dejaron a muchas personas sin agua segura para beber.

Al año siguiente, el país experimentó una sequía terrible, dejando a muchas familias en el caos mientras luchaban por encontrar agua potable para beber. Puesto que se antepuso el agua para tomar al agua para lavar, las enfermedades provocadas por la falta de aseo se volvieron algo común.

Debido a que no había agua suficiente para regar adecuadamente los cultivos, la producción de alimentos disminuyó, creando todavía otra serie de desafíos. Cuando no se dispone de agua, el cuerpo humano depende de los alimentos como fuente de hidratación; sin embargo, el bajo rendimiento de los cultivos hizo que esa solución fuera imposible. Pronto, Malaui se encontraba en estado de emergencia y carecía de suficiente agua y alimentos.

En situaciones como esta, las familias que habitan en los entornos urbanos tienen menos probabilidades de sentir el estrés de la crisis del agua puesto que la infraestructura urbana puede amortiguar el desastre. Sin embargo, en el caso de Malaui, hasta un 3% de los residentes urbanos aún manifiestan no tener acceso al agua potable en sus propios hogares.

Five schoolchildren in blue shirts walk to school in Malawi.

Problemas posteriores

El agua es una parte fundamental de nuestra vida cotidiana, y utilizamos una cantidad considerable para satisfacer nuestras necesidades diarias, en particular, si tenemos una familia grande. Dada la magnitud de la necesidad en Malaui, enviar cajas de agua a las misiones en el país no es una solución a su necesidad inmensa y urgente. El agua nos ayuda a mantenernos hidratados y con vida, pero también se necesita para preparar los alimentos, lavar la ropa y otras cosas, así como para bañarnos y eliminar los residuos. El agua también es fundamental para las instituciones, como los hospitales y las escuelas.      

Desafortunadamente, a pesar de que el agua, el saneamiento y la higiene son una parte esencial en nuestra vida diaria, muchos lugares no cuentan con las instalaciones necesarias para proporcionar los servicios de higiene y saneamiento. De hecho, en 2018, solo el 5% de las escuelas en Malaui ofrecía instalaciones de saneamiento adecuadas.

Durante la pandemia, nuestros profesionales de la salud hicieron hincapié, más que nunca, en el lavado de manos; lo que les causó una mayor preocupación al observar las deficiencias en esta área para llevar a cabo esta rutina.

Por supuesto, la falta de instalaciones para el lavado de manos es solo uno de los obstáculos en materia de saneamiento de una comunidad pobre. La eliminación de residuos humanos también supone un problema serio en muchas comunidades. Se estima, por ejemplo, que el 7% de los habitantes de las zonas rurales en Malaui, y el 6% del total de los habitantes, practican la defecación al aire libre, puesto que no tienen acceso a servicios higiénicos. La defecación al aire libre contamina el ambiente y pone en riesgo a la comunidad.

Muchos contaminantes en el agua potable de los malauíes, desde la defecación al aire libre, las inundaciones hasta los parásitos naturales y las bacterias provocan problemas gastrointestinales que a la brevedad pueden resultar fatales. De hecho, miles de niños en Malaui mueren de diarrea cada año debido a los contaminantes. Sin un saneamiento adecuado para detener las infecciones, y agua para ayudar a rehidratar sus pequeños cuerpos, los niños rápidamente sucumben a sus enfermedades.

Done para proveer agua potable

$0.00$50.00
$0.00$100.00
$0.00$250.00
o
$0.00
A work crew installs pipe at an outdoor well in Malawi.

Cómo resolver el problema

Resolver estos problemas de agua y saneamiento en Malaui constituye un desafío; sin embargo, las misiones de la Iglesia han estado trabajando en este asunto. Una de sus primeras metas es concientizar a las personas acerca de las prácticas de higiene y saneamiento. Enseñarles a las personas habilidades básicas para que se protejan de los contaminantes del agua contribuiría considerablemente a reducir los problemas relacionados con la higiene y el saneamiento.     

La construcción de pozos y la instalación de filtros de agua también desempeñan un papel importante en los esfuerzos de la Iglesia para poner fin a la crisis del agua en Malaui. Se pueden perforar pozos, incluso en las comunidades rurales más remotas, lo que facilita un acceso mucho más asequible y abundante al agua potable para las familias más desfavorecidas de esas zonas.

Los equipos de la misión también están trabajando arduamente para suministrar fuentes de agua e instalaciones de saneamiento a las escuelas y los hospitales. En los lugares remotos, estas escuelas y clínicas, a menudo, trabajan con presupuestos escasos, por lo que nuestro apoyo financiero es indispensable para facilitar la construcción de estos pozos e instalaciones tan esenciales.  

Participe

Usted puede colaborar en estos esfuerzos importantes uniéndose a otros católicos compasivos al empoderar esta labor hoy. Cross Catholic Outreach ha organizado muchas de estas iniciativas y puede usar sus donaciones para emprender medidas eficaces para poner fin a la crisis del agua en Malaui. Forme parte de la solución al hacer una contribución generosa a Cross Catholic Outreach hoy. Su apoyo fomentará los esfuerzos del ministerio para proveer agua potable y mejorar las instalaciones de saneamiento donde más se necesitan.

Las donaciones a esta campaña serán utilizadas para cubrir los gastos del fondo de financiamiento general incurridos hasta el 30 de junio de 2024 cuando cierra el año fiscal de nuestro ministerio. Si se diera el caso de que se recauden fondos por encima del nivel necesario, el excedente de fondos será utilizado para financiar los gastos más urgentes del ministerio.

Cross Catholic Outreach

Nuestra misión es movilizar a la Iglesia Católica mundial para transformar a los pobres y sus comunidades material y espiritualmente para la gloria de Jesucristo. Su donación nos permite servir y cambiar las vidas de los más pobres entre los pobres, canalizando la ayuda a través de una red internacional de diócesis, parroquias y misioneros católicos. Este enfoque económico ayuda a romper el ciclo de la pobreza y a promover la evangelización católica.

Suscríbase a nuestro boletín

Conéctese con nosotros

Conviértase en donante mensual hoy

Usted está en nuestras oraciones

Nuestro equipo ora diariamente por los amigos del ministerio.
Envíe sus intenciones de oración a continuación.

Gastos administrativos y de recaudacion 5.97%

Mas del 94% de todos los gastos de la organizaci6n, incluidas las donaciones en especie, fueron dirigidos a programas de apoyo en beneficio de los pobres.

Datos Financeros Auditados del Año Fiscal 2023

Cross Catholic Outreach hace de la buena administración de las donaciones una prioridad y se compromete a seguir los altos estándares de responsabilidad identificados por estas respetadas organizaciones:

Cross Catholic Outreach es una entidad 501(c)(3) | Identificación del impuesto (EIN) 65-1156061

Cross Catholic Outreach | Apartado postal 273908 | Boca Raton, Florida 33427-3908
800-914-2420

© 2024 Cross Catholic Outreach. Todos los derechos reservados.

Lea actualizaciones e historias inspiradoras aquí.