Alimento, techo y esperanza para los más pobres.

Impacto global del programa de niños en situación de vulnerabilidad

Tus donaciones rescataron niños en situaciones de riesgo y se les brindó esperanza

Santiago 1:27 dice, “La religión verdadera y perfecta ante Dios, nuestro Padre, consiste en esto: ayudar a los huérfanos y a las viudas en sus necesidades”. En los países en vías de desarrollo en todo el mundo, los orfanatos, las escuelas, los internados y los centros de alimentación católicos son muy comprometidos con mantener la pureza de esta forma de adoración que complace a Dios — atender las necesidades de los niños en situación de orfandad y vulnerabilidad.

Sin alguien que se interese por ellos, estos pequeñitos tendrían que valerse por sí mismos. Pero gracias al apoyo compasivo de la Iglesia Católica, los niños pueden contar con una alimentación nutritiva, un lugar seguro donde dormir y una educación que les abre las puertas. De la misma manera, cuentan con formación espiritual y consejería profesional que les pueden ayudar a superar el dolor de sus cortas vidas y transformar su futuro.

En el 2020, tu generosidad ayudó a nuestro ministerio a otorgar subvenciones a 28 proyectos que fortalecen a la niñez en situación de riesgo. Adicionalmente, nuestros donantes financiaron dos proyectos contra la trata de personas, y enviaron materiales de ayuda a cuatro colegas ministeriales bendiciendo a niños en África, Asia, Latinoamérica y el Caribe. Por ejemplo, tu apoyo rescató a huérfanos y niños de la calle en Kenia a través de los hogares San Francisco, Santa Clara y Santa Filomena.  Asimismo, permitieron que la Asociación Cross Mozambique pudiera proveer alimentación, educación, atención médica y apoyo espiritual a niños en situación de vulnerabilidad en Maputo, la capital del país.    

27/13

PROYECTOS FINANCIADOS: 27 PROYECTOS EN 13 PAÍSES

2/2

APOYO A PROGRAMAS DE PREVENCIÓN DE TRATA DE PERSONAS: 2 PROYECTOS EN 2 PAÍSES

9

CENTROS DE ALIMENTACIÓN FINANCIADOS

1.074

NÚMERO DE NIÑOS ALIMENTADOS

PROYECTO DESTACADO DE APOYO A NIÑOS EN SITUACIÓN DE VULNERABILIDAD

Asociación Cross Mozambique

En el 2020, Cross Catholic Outreach ayudó a la Asociación Cross Mozambique (ACM) a satisfacer las necesidades de cientos de huérfanos y niños en situación de riesgo, incluidos muchos infectados de VIH/SIDA, o cuyos padres murieron de la enfermedad. Cada día, el proyecto dio una comida caliente a 23 niños en situación especial, y cada mes el proyecto distribuyó canastas con alimentos básicos a 240 niños. El apoyo de Cross Catholic Outreach también otorgó 219 becas estudiantiles para garantizar que los niños reciban la educación que los conduzca a un futuro brillante.

Datos rápidos

Nutrición

240 niños recibieron canastas con alimentos cada mes.

23 niños en situación especial recibieron una comida caliente todos los días.

Becas escolares

219 niños recibieron becas para escuela primaria y secundaria.

Atención médica

61 niños recibieron medicamentos para VIH/SIDA.

197 niños recibieron tratamientos para distintas enfermedades.

Financiación

Además de apoyar el programa de ACM para huérfanos, también ayudamos al ministerio a proveer internados y becas escolares a niñas en situación de riesgo, atención médica para ancianos, agua potable y oportunidades de generar ingresos a familias pobres. Cross Catholic Outreach pudo otorgar un total de $198.811 dólares a este valioso colega ministerial.

Permítenos orar por ti

El personal de Cross Catholic Outreach ora diariamente por los amigos del ministerio. Haz clic aquí para enviarnos tus intenciones de oración.

Responde al llamado

Aprende cómo puedes participar en proyectos con los cuales puedes servir a los pobres y sus comunidades en todo el mundo.

Cross Catholic Outreach en Facebook

Cross Catholic Outreach en Twitter

Cross Catholic Outreach NOTICIAS POR CORREO ELECTRÓNICO

Cross Catholic Outreach

Nuestra misión es movilizar a la Iglesia Católica mundial para transformar a los pobres y sus comunidades material y espiritualmente para la gloria de Jesucristo. Tu donación nos permite servir y cambiar las vidas de los más pobres de los pobres, canalizando la ayuda a través de una red internacional de diócesis, parroquias y misioneros católicos. Este enfoque económico ayuda a romper el ciclo de la pobreza y a promover la evangelización católica.