Alimento, techo y esperanza para los más pobres.

Reporte De Impacto

¡Veinte Años brindando Ayuda y Esperanza!

Durante dos décadas y gracias a su apoyo, hemos podido entregar alimentos, agua, medicinas, albergue y otros productos de primera necesidad a familias necesitadas en países en desarrollo. Desde el inicio, nuestro ministerio se ha enfocado en hacer las cosas con transparencia, reportando a nuestros donantes con integridad y excelencia.

Mary (en la foto) recibió una beca escolar en Kenia. Ella es un ejemplo de los muchos que hemos resaltado en nuestro informe sobre cómo su generosidad ha bendecido vidas, familias y comunidades.

Construyendo casas para los Pobres en Guatemala
Usted ayuda a transformar vidas en la Diócesis de Santa Rosa de Lima

Lamentablemente, muchos niños guatemaltecos crecen en refugios inseguros e insalubres. Comunidades enteras viven en chozas hechas con palos, pedazos de metal y de plástico. En colaboración con el Padre Raúl Monterroso, tenemos como misión transformar estos hogares y bendecir a estas familias. Gracias a su gran generosidad, trabajamos en conjunto con el Padre Raúl para construir 80 casas con paredes de cemento que benefician a 552 habitantes que antes vivían en la pobreza. Tenemos planes para construir más casas en el año 2022.

El apoyo que recibe de los católicos en los Estados Unidos para cambiar las vidas de los pobres en Guatemala es algo que conmueve al Padre Raúl. “Para mí, tener fe y esperanza significa creer en algo muy bello, en un Dios que nunca nos abandona, un Dios que está siempre a nuestro lado y que transforma nuestros corazones,” dice.

Dios le bendiga por ser un instrumento del amor de Dios. ¡Ha hecho una gran diferencia en Guatemala y otros países, como Nicaragua, Filipinas y Haití, trayendo paz y seguridad a algunas de las familias más pobres!

¡Su Oportunidad de Transformar más Vidas es Hoy!
Conviértase en donante mensual y maximice su impacto.

Asistencia a Sobrevivientes en Haití

Su generosidad trajo alivio a las víctimas del terremoto y la tormenta tropical recientes.

Su compasión mantiene viva la esperanza para los pobres de Haití tras el desastre.

Gracias a amigos como usted, respondimos sin demoras tras el terremoto de 7.2 grados de magnitud que sacudió Haití el 14 de agosto pasado. Miles lo perdieron todo en los departamentos de Sud, Grand’Anse y Nippes tras el potente sismo. Trágicamente, dos días después del terremoto, la tormenta tropical Grace azotó a estas mismas comunidades haitianas con fuertes lluvias, inundaciones y deslaves, destruyendo cultivos, en plena temporada de cosecha. Muchas familias perdieron su única fuente de sustento.

Gracias a su respuesta compasiva ante estos dos desastres, fuimos capaces de enviar medicinas y suministros médicos, carpas, cobertores, productos de higiene, alimentos y equipo de protección a Haití. También, despachamos 11 contenedores con alimentos, materiales de ayuda para desastres, para construcción de techos y camas, con un valor aproximado de $ 2.3 millones para ayudar a los sobrevivientes.

Aproximadamente 2,400 libras de medicinas y suministros médicos fueron transportados en avión a la Diócesis de Jeremie, Haití.

Nuestro Plan de Apoyo a Damnificados

Cross Catholic Outreach se asocia con una extensa red de sacerdotes, religiosos y trabajadores laicos en Haití que están listos para satisfacer necesidades críticas, especialmente en comunidades muy afectadas como Aquin y el área rural circundante.

Nuestro plan de apoyo a damnificados 3-2-1 aborda primero las necesidades más urgentes de los sobrevivientes, y delinea un compromiso a largo plazo con nuestros hermanos en Haití.

(3) Abordar las necesidades inmediatas

2 millones de comidas para alimentar a niños y familias vulnerables.

Llevar medicinas para tratar a heridos y enfermos.

Atender las necesidades de sobrevivientes con lonas de plástico, mantas y más.

(2) Reconstruir vidas

Continuar alimentando a familias necesitadas.

Apoyar a 59 puestos de salud Rurales con medicinas.

(1) Reconstruir viviendas

Construir casas seguras en aldeas agrícolas rurales.

Haga un Mayor Impacto

Brinde alimentos a estos hermanos y hermanas durante todo el año con un pequeño donativo mensual.
$0.00$15.00
$0.00$25.00
$0.00$35.00

¡Esto garantiza 1,200, 2,000 ó 2,800 comidas por año!

Alimentos para el Hambriento en Todo el Mundo

¡Su generosidad permite entregar Vitafood…y esperanza!

Para una madre como Virginia Astohuamán, en Lima, Perú, el regalo de Vitafood, un producto fortificado a base de arroz o lentejas, diseñado para rehabilitar a quienes sufren de desnutrición severa, ha sido un milagro. Virginia es quien mantiene a su familia, pero sólo gana un salario muy bajo vendiendo dulces en la calle. Virginia también cuida a su hija quien tiene parálisis cerebral. Su vida se ha hecho más difícil desde el inicio de COVID-19 y sin Vitafood, esta madre e hija estarían en problema.
El Vitafood que recibe Virginia es donado a nosotros por respetables agencias de ayuda humanitaria, pero debemos financiar su envió y distribución. Su generosa donación lo hace posible y trae esperanza a Virginia y otros en Perú, así como a Haití, Guatemala, Malawi y otros países en desarrollo.

¡Su compasión está ayudando a combatir el hambre y a alimentar a miles de niños y familias que pasan necesidad!

Cambie la Vida de Muchos

Un donativo fijo mensual es una manera sencilla pero eficaz de lograr un gran impacto. Su apoyo mensual permite que nuestro ministerio pueda responder de inmediato a necesidades urgentes, como el reciente terremoto en Haití, y también pueda ejecutar proyectos de largo plazo en todo el mundo.

Permítanos rezar por usted

El personal de Cross Catholic Outreach reza frecuentemente por los amigos del ministerio. Haga clic aquí para enviarnos sus intenciones de oración.

Responde al llamado

Aprende cómo puedes participar en proyectos con los cuales puedes servir a los pobres y sus comunidades en todo el mundo.

Cross Catholic Outreach en Facebook

Cross Catholic Outreach en Twitter

Cross Catholic Outreach NOTICIAS POR CORREO ELECTRÓNICO

Cross Catholic Outreach

Nuestra misión es movilizar a la Iglesia Católica mundial para transformar a los pobres y sus comunidades material y espiritualmente para la gloria de Jesucristo. Su donación nos permite servir y cambiar las vidas de los más pobres de los pobres, canalizando la ayuda a través de una red internacional de diócesis, parroquias y misioneros católicos. Este enfoque económico ayuda a romper el ciclo de la pobreza y a promover la evangelización católica.

Las donaciones a esta campaña serán utilizadas para cubrir los gastos del fondo de financiamiento general incurridos hasta el 30 de junio de 2022 cuando cierra el año fiscal de nuestro ministerio. Si se diera el caso de que se recauden fondos por encima del nivel necesario, el excedente de fondos será utilizado para financiar los gastos más urgentes del ministerio.