Alimento, techo y esperanza para los más pobres.
Bontu Melka and baby boy with husband Deme Tesfay.

Un Modelo de generosidad: Honramos a María en mayo

María es una santa profundamente venerada en la tradición católica. Muchos de nosotros llevamos una fuerte devoción hacia ella en nuestros corazones y deseamos imitar su fidelidad y su “sí” al momento de la Anunciación. Desde su cántico lleno de gozo en la Visitación, hasta su dolor en la Crucifixión, María permaneció fiel a la voluntad de su Padre Celestial, dándonos ejemplos poderosos de santidad, devoción y sacrificio.

Al entrar en este mes que honra la vida de María, también la celebramos a ella como un modelo de generosidad.

¿Por qué es mayo el mes dedicado a María?

Desde el siglo XIII, el mes de mayo ha sido establecido en el calendario litúrgico para honrar a la Bendita Virgen María. Es probable que se haya elegido este mes para sustituir las prácticas paganas de esa época; pero también existen razones para creer que se eligió, porque en el hemisferio norte este mes manifiesta la belleza de la primavera en su apogeo. Dado que la Iglesia reafirma a María como la cúspide de la creación, es apropiado honrarla en medio de tanta belleza.

A través de los siglos, los papas han mantenido esta antigua tradición de dedicar el mes de mayo para honrar a María. En mayo del 2002, San Juan Pablo II dijo: “Hoy comienza el mes dedicado a la Virgen, tan querido para la piedad popular. Muchas parroquias y familias, siguiendo tradiciones religiosas ya consolidadas, viven el mes de mayo como un mes “mariano”, caracterizado por múltiples y fervorosas iniciativas litúrgicas, catequéticas y pastorales”.

Los papas no son los únicos que celebran la vida de María. Los santos, a lo largo de los siglos, han manifestado un profundo amor por esta santa mujer, y muchos de ellos han hecho cuanto está a su alcance para fomentar la devoción a ella entre los fieles de la Iglesia. Entre estas mujeres y hombres santos que promovieron fervientemente a Nuestra Señora estuvieron San Maximiliano Kolbe (el santo de Auschwitz), San Bernardo de Claraval (el Doctor Melifluo) y San Luis María de Montfort. 

De hecho, fue San Luis María de Montfort quien dijo: “Los santos más grandes, los más ricos en gracia y virtud serán los más asiduos en rezar a la Santísima Virgen, mirándola como el modelo perfecto para imitar y como una poderosa ayudante para ayudarlos”.

Con María como “el modelo perfecto para imitar”, observamos la manera en la que ella servía a los demás, dando generosamente de sí misma, aun en medio de circunstancias extraordinarias.

Done para programas de salud

$0.00$25.00
$0.00$50.00
$0.00$100.00
o
$0.00
Woman holding her baby.

Un Modelo de generosidad: Honramos a María en mayo

En Cross Catholic Outreach, definimos nuestra misión según las palabras del cántico de María —especialmente la parte en la que ella se regocija en la bondad del Señor con los pobres y humildes (Lucas 1:46-55). Estas poderosas palabras ciertamente reflejan las acciones de la misma María. Aunque acababa de conocer que había quedado embarazada del Hijo de Dios, ella “se fue, sin más demora” (Lucas 1:39) a visitar a su prima Isabel, quien también experimentaba un embarazo milagroso. El compartir la alegría y los retos de su prima en los meses previos al nacimiento de Juan fue un maravilloso acto de compasión y generosidad.

A la luz del amor de María por su prima, nos sentimos muy agradecidos de poder apoyar a varios ministerios católicos que trabajan con mujeres embarazadas y que las bendicen material y espiritualmente. Uno de estos ministerios con quien trabajamos es el Centro Católico de Salud San Gabriel, en Adís Abeba, Etiopía. El amor que profesa a las mujeres a quienes sirve es un tributo a María y a sus respuestas compasivas cuando las personas están necesitadas.

Bekele Gibisa fue una de las muchas mujeres que conocieron la importancia de ese amor. Hace 5 años, ella llegó a Adís Abeba, embarazada de su primer hijo y temía los riesgos porque no tenía cómo pagar los costos de la atención de médicos profesionales. Pero Bekelu encontró el Centro Católico de Salud San Gabriel, gestionado por los Hermanos de las Buenas Obras, y comprendió que era una respuesta a sus oraciones. Con la ayuda de ellos, Bekelu dio a luz a una bebé muy sana. Desde entonces, el centro la ha atendido nuevamente en su segundo nacimiento, esta vez el de un bebé sano.

En sus visitas al centro de salud, Bekelu recibió atención en las etapas prenatales, parto y posnatales. Igualmente recibió asesoría y educación sanitaria sobre enfermedades contagiosas y no contagiosas, señales de peligro durante el embarazo y la manera correcta de lactar. Con esta atención integral, Bekelu y otras 438 madres como ella, dieron a luz a bebés sanos el año pasado.

Al mirar a sus dos hijos sanos y fuertes, Bekelu proclamó con gratitud: “Estoy tan agradecida con el personal del centro de salud por lo que hicieron conmigo, junto a nuestro Santo Salvador y a la Virgen María”. 

Cómo puede usted ayudar

Durante el mes en el que celebramos a María —en especial su visita a su prima el 31 de mayo (Día de la Visitación)— esperamos que usted elija imitar su generosidad, ayudando a ministerios que sirven a mujeres que dan el regalo de vida. Su apoyo a Cross Catholic Outreach empodera a ministerios como el Centro Católico de Salud San Gabriel, ayudándoles a cubrir una parte de sus costos de operación, incluidos los sueldos del personal, medicinas e insumos médicos. Este acto de compasión les permitirá a ellos y a otros aliados católicos en otras partes del mundo, a brindar atención de calidad a los más pobres y vulnerables.

Done mensualmente para brindar esperanza duradera

Mensual (el 25 de cada mes)

$0.00

Las donaciones a esta campaña serán utilizadas para cubrir los gastos del fondo de financiamiento general incurridos hasta el 30 de junio de 2023 cuando cierra el año fiscal de nuestro ministerio. Si se diera el caso de que se recauden fondos por encima del nivel necesario, el excedente de fondos será utilizado para financiar los gastos más urgentes del ministerio.